UNA FANTÁSTICA NOCHE DE CONCIERTO “TSEH NZOAH”

Organizado por la Asociación Mawebo, con el amigo Armel Nya a la cabeza, un concierto solidario unió el pasado viernes a cantautores de la talla de Pedro Sosa y José Antonio Delgado con un buen puñado de personas con el corazón enganchado a causas justas.


A las 21.00 horas del viernes 22 de noviembre, en el teatro del Colegio San José de Sevilla, dio comienzo este concierto, acto que presentaba Teresa Alonso, esposa del presidente y promotor de esta Asociación Makwebo, que cada vez se nos va haciendo más familiar, gracias al empuje, ilusión y entusiasmo de Armel Nya.

Teresa daba paso, tras sus palabras de apertura, a un vídeo donde se exponía mediante descripción y testimonios el proyecto que daba título al concierto “Agua que da vida”, consistente en la creación de una pequeña empresa para perforar pozos de agua en zonas de Camerún donde no tienen acceso a ella. También se nos dio a conocer otro proyecto, “Por una educación digna”, en Manjo.

Posteriormente, el mismo Armel tomó la palabra para llegarnos al corazón mediante la alegoría del colibrí, el cual pretendía apagar un incendio llevando agua en su pico gota a gota; la solidaridad es una actitud, una disposición, que debe ir acompañada de componente afectivo pero también comportamental y está claro, como decía Teresa de Calcuta, que “a veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara esa gota”. Por eso, todos los que nos reunimos allí esa noche nos sentimos un poco colibrís, alentados por el incansable e inspirador hacer de Armel, que nos impulsa a mirar con los ojos del corazón, mirar de otra manera y reconocer al otro en su dignidad de persona.


La solidaridad no se alcanza por medio de la investigación ni el conocimiento, sino por medio de la reflexión, el corazón y también la creatividad. Y a esto ayudaron sin duda los dos artistas de la noche. Ambos, y con la preciosa colaboración de la joven Belén Quirós, nos deleitaron y elevaron nuestro espíritu con su música, su voz y sus letras, palabras cargadas de sentimiento y humanidad. Melodías henchidas de mensajes que llegaron a nuestro corazón dispuestos a sacar todo lo que guardamos cuando se reprimen las ganas de llorar o de sonreír si algo toca muy dentro. Tanto las de Pedro Sosa, como las de José Antonio Delgado fueron canciones nacidas desde la profundidad de las vivencias de amor o desamor, tristezas o alegría, solidaridad y fraternidad. Dicen que los buenos compositores, más que buscar la canción perfecta, buscan aquella que sea significativa para ellos. Creo que los dos consiguieron con creces transmitirnos trocitos de sí mismos. Y me atrevería a decir, incluso, que la música es un instrumento clave para la paz.


Para finalizar, dar las gracias a Makwebo por la organización de este evento, pero sobre todo por la ilusión proyectada en tanto bien y bondad. Y mi enhorabuena a Pedro y José Antonio por sumarse a esta idea y apoyarla con su arte y sensibilidad.


Termino con una cita de Mandela:


“La pobreza no es natural, es creada por el hombre y puede superarse y erradicarse mediante acciones de los seres humanos. Y erradicar la pobreza no es un acto de caridad, es un acto de justicia”
Amalia Campos


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *